+
Traté de aprovechar al máximo mis días en Punta; me levantaba a las 7,30 hs y con la llegada de mi hijo y amigo y mientras ellos dormían, luego de mi desayuno, leía algún diario online. Mas tarde me ponía bloqueador solar y partía hacia la caminata diaria.

Mis días en Punta


  • Playas Brava y Mansa

Caminatas

Paseos

Punta del Este - Península
Punta del Este - Península
Ya conté sobre las soñadas vacaciones en Punta y los vaivenes familiares y la vida de relación, también conté sobre los jóvenes y su movida en la noche de La Barra, con todas las circunstancias que se van sucediendo y muchas de ellas preocupantes, sobre todo por los exesos de los chicos, que parece que si no se alcoholizan y además se pasan toda la noche generalmente en la puerta de los boliches de La Barra o recorriendo de boliche en boiliche, no se divirtieran o no fueran vacaciones.

Torres de Parada 3 de La Brava
Torres de Parada 3 de La Brava
Pero yo traté de aprovechar un poco mis días en Punta, mientras los chicos dormían durante el día sin ir a la playa; me levantaba a las 7,30 con la llegada de mi hijo y amigo y mientras ellos dormían, yo me preparaba mi desayuno, en edificio había wifi, por lo tanto mientras desayunaba controlaba algún mail y también leía algún diario online. Luego, sin hacer ruido para no molestar a los nocheros que dormían, me ponía bloqueador solar y partía hacia la caminata diaria.

Boliches de La Rambla
Boliches de La Rambla
Iniciaba el recorrido partiendo por Calle M’Hijo el Doctor desde el Torre Marina II en dirección a la playa en Parada 2 de la playa Brava entrando por el Parador La Olla y de ahí por la arena hasta la playa El Emir (pequeño tramo de rocas por calzada).  Luego por la senda peatonal continuando el recorrido hasta llegar a la punta en plaza de  Los Ingleses y por la rambla General Artigas para regresar por la playa Mansa, hasta calle 31 Emilio Inzaurraga donde cruzaba nuevamente a la Brava y volvía por la arena nuevamente hacia el punto de partida.

Plaza Los Ingleses
Plaza Los Ingleses
Todo este amplio recorrido me permitió disfrutar todos los días de la primera quincena de enero 2012 de un paisaje por demás hermoso, como lo es este balneario de Punta del Este en su totalidad. La Península es una belleza, tanto caminar por la brava como por la mansa, recorrer el puerto de Punta del Este, con su cantidad de Yates de distintas partes, puestos de venta de pescados y mariscos, restaurantes y  ver el mar y la ciudad, todo alegría, distinguir en la lejanía los cruceros con miles de turistas arribando al puerto o a la escollera de la mansa frente al Conrad; los boliches y su colorido en la rambla completos de gente a toda hora.

Puerto de Punta del Este
Puerto de Punta del Este
Ya de vuelta en el pequeño depto. de dormitorio y living con cocina incorporada y un solo baño, en estricto silencio por los niños que duermen en dormitorio, comía algo, descansaba un rato y volvía al Parador La Olla para aprovechar la tarde de playa, a veces ventosa como es común en ocasiones en Punta, pero por suerte esta primera quincena de enero 2012 en líneas generales fue bastante buena y se pudo aprovechar, cuándo hay mucho viento en la brava está la solución de llegarse hasta la mansa, donde generalmente es menos ventosa y la playa de ese lado es también hermosa. Luego de las tardes de playa están las salidas y paseos de tardecita y noche, pero será tema de otras notas.

Richards

PARTICIPE

comparte esta página en: